Biodanza: Un sistema de educación para la salud

Biodanza es un método para el autodescubrimiento. Permite explorar y activar recursos nuevos para resolver problemas viejos. Un modo agradable de ensayar y aprender formas
de vinculación más enriquecedoras y gratificantes.

Música, movimiento y “vivencias”, ayudan a la persona a ser más libre. No se trabaja sobre los conflictos, la emoción que emerge durante los ejercicios no es la fuerza “contra” alguien o algo, sino aceptación y transformación en autoafirmación, en conciencia del propio valor. Puede sentirse la propia fuerza como dignidad y belleza.

La Biodanza va hacia el sol como las hojas de una planta se mueven hacia los rayos, para recibir más luz. El instrumento pedagógico de Biodanza es la vivencia. La palabra vivencia, implica un estado de integración mente-cuerpo, y una instancia vivida intensamente en el aquí y ahora. Las vivencias se entrelazan sin interrupción, sucediéndose con método, comprometiendo una tras otra, todas las funciones, formando junto a la música y el movimiento una verdadera disciplina.

Mediante ejercicios específicos son evocadas emociones que provocan espontáneamente la producción de hormonas capaces de estimular el sistema neurovegetativo y de promover en el organismo, la capacidad de autorregulación, hoy a menudo comprometida por el estrés. En Biodanza elegimos la vida, trabajando día a día a favor de ella.

Estela Piperno
Prof y Didacta de Biodanza
Biotipóloga
Directora del Centro de Formación para la vida